¿Alguien ha dicho CiberVoluntariado?

Cyrille Marc Schmid, CyberVolunteers Project Manager, Spanish translation Tahona Santana Naranjo
02 Enero 2007

Con el deseo de exponerles y, sobre todo, de responder a las preguntas que pueden surgir sobre el CiberVoluntariado, trataré de darles una explicación tan precisa como un reloj de cuarzo, aunque bastante más fácil de comprender que el mecanismo de un medidor de tiempo.

¿A qué nos referimos con "ciber-voluntarios"? Es importante, para comenzar, definir la palabra ciber-voluntario. Un ciber-voluntario es un voluntario que pone al servicio de ONG, asociaciones y cooperativas la experiencia que ha ido adquiriendo durante su recorrido académico o profesional en el campo de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) así como sus cualidades humanas. Esto nos lleva a hacernos la siguiente pregunta:

¿Quiénes son los ciber-voluntarios de ICVoluntarios? Nuestros ciber-voluntarios, como los demás voluntarios de ICV, son personas motivadas que proceden de horizontes variados y de culturas diferentes. Hay jóvenes, menos jóvenes y jubilados y todos tienen un objetivo común: poner sus conocimientos en el campo de las TIC, sus competencias y sus habilidades al servicio de proyectos que contribuirán a mejorar la vida de una comunidad que lo necesita.

Desde la creación de este programa en enero de 2005, más de 200 voluntarios han expresado la intención de participar en alguno de nuestros proyectos. Cada semana se presentan como voluntarios dos o tres candidatos de media.

Pero, ¿qué hacen los voluntarios que han sido seleccionados? Como pueden imaginar, las TIC son muy amplias y se pueden describir de muchas formas. Las siguientes aplicaciones son las que ICVoluntarios pone de relieve más a menudo y la duración puede variar de algunos días a varios meses: formación sobre las TIC; redacción de material de formación; programación y perfeccionamiento de programas; creación de páginas web; instalación y gestión de redes y establecimiento de "Centros de Proximidad".
En resumen, podemos decir que nuestros voluntarios tienen que difundir la utilización de las TIC y, además, familiarizar a las poblaciones locales a este tipo de tecnología colaborando así al desarrollo de su economía y, sobre todo, de su autonomía.

¿Cuál es la implicación y el papel de ICVoluntarios? En primer lugar, ICV debe contratar a los ciber-voluntarios y encontrar el o los candidatos cuyo perfil se adapta mejor a la situación dada. Elegir a los candidatos implica tener en cuenta no sólo las aptitudes del ciber-voluntario, sino también su lugar de residencia y su voluntad de desplazarse si fuera necesario. Como es en África donde las carencias relacionadas con la informática son uno de los problemas más graves, ICV privilegia los intercambios de tipo Sur-Sur, Sur-Norte y Norte-Sur. Contrata entonces, en la medida de lo posible, a candidatos con competencias muy específicas y concretas para una misión determinada.

Dentro de sus posibilidades, ICVoluntarios participa en los gastos de transporte y de alojamiento de los ciber-voluntarios y, en ciertos casos especiales, también cubre los gastos del seguro de enfermedad y accidente. Por lo tanto, es esencial que ICVoluntarios pueda encontrar financiamientos cuya duración no esté restringida a la duración del proyecto ciber, sino que pueda aportar un apoyo conforme a su perennidad.

¿Cómo ayudar? Cualquier persona puede hacer una contribución financiera a ICVoluntarios. Es importante subrayar que el presupuesto para una misión de un ciber-voluntario de dos meses en Uganda en el Conservation Through Public Health (CTPH) asciende a unos  €600, lo que no representa una cantidad significativa si se tienen en cuenta los beneficios de dicha misión para las poblaciones locales. Esto no es sino el ejemplo más reciente y éste se podría multiplicar por cien: ICVoluntarios tiene toda una tropa de ciber-voluntarios deseosos de poder participar en los proyectos aprobados. No obstante, se necesitan fondos para la implementación de los proyectos.

Otro método de colaboración es el don en especie de libros y programas informáticos u ordenadores que creemos que ya no sirven pero que son de gran utilidad para poblaciones de países en vías de desarrollo. Sin olvidar los ordenadores portátiles nuevos o de segunda mano que ayudan a la difusión del conocimiento en lugares a veces muy apartados. Dicho esto, sobre todo para el material informático, hay que considerar únicamente material muy operacional, porque no se trata en absoluto de ver a los países en desarrollo como si fueran el cubo de basura de los países industrializados.

Para terminar, los invito cordialmente a unirse a nuestro programa o a contribuir con algún tipo de ayuda: el CiberVoluntariado es también una forma de ayudar.

Cyrille Marc Schmid
Responsable del Proyecto CiberVoluntarios

©1998-2020 ICVolunteers|diseño + programando mcart group|Actualizado: 2019-01-28 10:52 GMT|Nuestra política|