Una semana en la vida de una coordinadora de voluntarios

04 Septiembre 2004

La reuni√≥n de las Comisiones Nacionales para la UNESCO de la regi√≥n europea y Am√©rica del Norte se celebr√≥, por primera vez, en Suiza. Participaron cerca de unos 180 representantes de 60 pa√≠ses diferentes. Los delegados ven√≠an de diversos pa√≠ses europeos, as√≠ como de Canad√°, los Estados Unidos de Am√©rica e Israel. Tambi√©n estaban presentes observadores de Arabia Saud√≠, China, Ir√°n, Libia, Mal√≠, Nueva Zelanda, Uzbekist√°n y Sud√°n. Hemos hablado con Sabine Deiringer, una estudiante de doctorado en antropolog√≠a de la Universidad de Cambridge y que ha hecho pr√°cticas en ICVoluntarios durante tres meses. Sabine coordin√≥ el equipo de voluntarios de la conferencia. 

La reunión, organizada por la Comisión Nacional suiza para la UNESCO, en estrecha colaboración con la UNESCO y el Departamento federal suizo de asuntos exteriores, estaba estructurada en dos partes: (1) Preparación del Proyecto de Programa y Presupuesto para 2006- 2007 por los Directores Generales y (2) la XIV Conferencia Cuadrienal de las Comisiones Nacionales para la UNESCO de la Región Europa. Esta conferencia se consagró al decenio de la ONU a la educación y al desarrollo sostenible 2004-2015 y formuló recomendaciones sobre las numerosas contribuciones posibles de las Comisiones para el decenio.

Sabine Deiringer nos describe su experiencia: "Coordinar un equipo de diez voluntarios para la reunión de la UNESCO fue mi primera 'gran tarea' en ICVoluntarios. Me fui a Zurich cargada con documentos relacionados con el proyecto, una lista de contactos de voluntarios y de camisetas de ICV, dispuesta a conocer a los representantes de la secretaría de la conferencia la noche antes de que los voluntarios empezaran a llegar. Ya conocía a dos de los participantes en el programa de voluntarios gracias a mi colaboración como voluntaria en la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información en diciembre de 2003. Ambos trabajaban a tiempo completo y me impresionó que estuvieran dispuestos ser voluntarios durante los varios días que duró el evento.

Una vez acostumbrada al impresionante interior del hotel y al ambiente de la conferencia, y no demasiado contenta de saber que no tenía habitación reservada, me sentí subyugada por el buffet asiático al que me invitaron los organizadores... ¡No recuerdo cuanto comí aquella noche! ¡Hasta me comí el litchi en la copa de champán! Pero la conversación me hizo recordar porqué estaba ahí: debía coordinar un equipo de diez voluntarios responsables de la recepción y el registro de los delegados, del punto de información y administrar la ayuda logística a la secretaría.

Pronto me encontr√© con la otra persona encargada de los voluntarios, Cristina, una rumana estudiante de medicina que vive en Berna. Tras una breve introducci√≥n en la secretar√≠a empezamos a dar la bienvenida a los voluntarios. Me sorprendi√≥ agradablemente sus mentalidades abiertas y las ganas que ten√≠an de empezar a trabajar inmediatamente. Ten√≠an entre unos veinte y sesenta a√Īos de edad, y proven√≠an de todas las clases sociales, cada uno con sus propias razones para hacer voluntariado en un acontecimiento semejante.

Lo que me impresionó más fue la disponibilidad de Viviane, la secretaria general de la Comisión Nacional Suiza para la UNESCO. A pesar de ser la organizadora responsable de todo el evento, encontró tiempo para dar la bienvenida a todos y para explicarnos lo que teníamos que hacer. También nos animó a ir a verla a ella o a su asistente en caso de que tuviésemos alguna duda o pregunta.

Una vez empezada la conferencia tambi√©n me sorprendi√≥ la flexibilidad de los voluntarios y de los organizadores. Aunque est√°bamos all√≠ para coordinar la recepci√≥n de los delegados, hab√≠a muchas m√°s cosas que hacer. Nunca nadie se neg√≥ a hacer trabajos de otro tipo. Adem√°s de ser puntuales, desempe√Īaron su trabajo de manera eficaz en todas las tareas que les encargamos. M√°s de una vez, Annalisa, de la UNESCO, y yo, ten√≠amos que obligarles a hacer una pausa, ¬°para que se tomaran un caf√©! Mi gran miedo era no saber motivar a la gente y parecer autoritaria, pero m√°s tarde me di cuenta de que mi temor era infundado. A menudo, los voluntarios actuaban por propia iniciativa y encontraban cosas que hacer, y aquellos que no sab√≠an qu√© hacer estaban muy contentos de recibir √≥rdenes precisas. S√≥lo uno de los voluntarios que estaban inscritos fall√≥ y no consegu√≠ localizarlo. M√°s tarde me dijeron que era raro pero que de vez en cuando pasan cosas as√≠ en el mundo del voluntariado."

Mi compa√Īera Cristina ayud√≥ a los voluntarios constantemente. Al final est√°bamos todos cansados del ambiente pero acabamos haciendo amistad con los otros voluntarios y delegados.

Esta experiencia me ha dado la oportunidad de aprender que no siempre es f√°cil satisfacer los deseos de los delegados de las conferencias. Algunos de ellos iban a buscarle los tres pies al gato mientras que otros nos trataron fant√°sticamente durante la cena.

Trabajar en estrecha colaboraci√≥n con el ponente especial de la declaraci√≥n que deb√≠an entregar a la UNESCO los representantes de Europa y Am√©rica del Norte ha sido una experiencia fenomenal. Los voluntarios trabajaron de cuatro a seis horas diarias, y Cristina y yo siempre √©ramos las primeras en llegar y las √ļltimas en irnos. Una vez que acab√≥ la conferencia, "¬°dorm√≠ dos d√≠as seguidos sin parar!"

M√°s

©1998-2019 ICVolunteers|dise√Īo + programando mcart group|Actualizado: 2019-01-28 10:52 GMT|Nuestra pol√≠tica|